La abnegación a la luz de Cristo