Dios, la única dicha perdurable