La fé, nuestro único apoyo