El santo: es un hombre plenamente hombre