El hombre de fe ve en todo la mano de Dios