Odian a la Iglesia, pero antes odiaron a Cristo