Oh Dios de la ternura eres mi alegría

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

        Oh Dios de ternura, eres mi alegría

        Oh mi Dios, yo sé que tú me amas y sé que tu
        amor por mí no es un amor que pasa,
        sino un amor eterno.

        Sé que me amas tal cual soy,
        ya sea tonto o inteligente
        ya sea débil o fuerte,
        ya sea equilibrado o disparejo...
        poco importa, yo sé que me amas,

        Es más aún: sé que me amas
        cuando me siento perdido,
        cuando soy pecador , cuando estoy pobre,
        no solo de dinero, sino de virtudes.

        Yo sé que tú me amas y que tu gozo es buscarme
        como el pastor busca a la oveja perdida,
        y sé que te daría un inmenso júbilo
        al dejarme encontrar.

        Yo sé, oh mi Dios, que tu Hijo es la prueba
        viviente de tu amor
        ese amor eterno, que en el tiempo
        viene a nuestro encuentro.

        Bendito seas oh mi Dios,
        Tú quieres guiarme por el mismo camino
        y darme un día de dicha,
        la alegría completa de ser tuyo
        para toda la eternidad.
        Amén.