La ONU quiere apropiarse de los jóvenes

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Entre el 23 y el 27 de agosto se llevará a cabo en México (León, Guanajuato), convocada por las Naciones Unidas, la Conferencia Mundial de la Juventud. Su finalidad es impulsar la participación de los jóvenes para conseguir el cumplimiento de las Metas u Objetivos del Milenio para el Desarrollo en 2015. La reunión se compondrá de tres foros: el Foro de los Gobiernos; el Foro Social (reunión de ONGs) y el Foro de los Legisladores. Se dará a conocer una declaración única, cuyo tercer borrador lleva fecha de 17 de junio pasado. 

Como ocurre con todas las megaconferencias convocadas o promovidas por la ONU, para simular un consenso amplísimo que avale sus proyectos, también ésta fue preparada con reuniones en casi todos los estados de México y en Estrasburgo, Moscú, San Salvador de Bahía (Brasil), Nigeria y Zimbawe, y de todas ellas existen documentos conclusivos.

Los organizadores

El comité organizador local está integrado por representantes del gobierno federal de México. Componen el comité organizador internacional los ministros responsables de la política de juventud de dieciocho países de distintas regiones del mundo, que fueron invitados por el gobierno de México a coorganizar la Conferencia y las preconferencias regionales; también componen el comité internacional representantes de agencias de la ONU, entre ellas algunas de las más comprometidas con la reingeniería social anticristiana: el UN Program of Youth; el Fondo para la Población (FNUAP-UNFPA); UNICEF; la UNESCO; el Fondo para el Desarrollo de la Mujer (UNIFEM); el Programa para el Desarrollo (PNUD). 

En este comité estarán representados a su vez el Banco Mundial y los organismos multilaterales como la Unión Europea, la Unión Africana, la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ) y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). 

Al comité organizador del Foro Social (ONGs) lo integran: Espacio Iberoamericano de Juventud; International Falcon Movement- Socialist Education; European Youth Forum; International Federation of Liberal Youth; Foro Latinoamericano de Juventud-FLAJ; Pacific Youth Council; International Movement of Catholic Students-Pax Romana; World Association of Girl Guides and Girl Scouts; World Organization of the Scouts Movement; World Alliance of YMCA’s.

El lenguaje del nuevo orden mundial

El proyecto de documento final está redactado con el lenguaje del moralismo político (*), es decir, grandes palabras y conceptos que se prestan a cualquier tipo de abuso. Es el lenguaje común de quienes intentan implantar una nueva ética internacional de valores relativos: “convivencia pacífica”, “libertad, “tolerancia”, “libertad de pensamiento y conciencia”; palabras que, sin fundamento en la verdad absoluta, son manipulables y reinterpretables por el poder, cuantas veces le sea útil.

Los jóvenes son del estado

Llama la atención que, sobre todo tratándose de jóvenes, en las 6 páginas de documento conclusivo en ningún párrafo se nombre a la familia ni a los padres. Se considera “a los jóvenes como sujetos de todos los derechos” (n. 25), sin mencionar la patria potestad y los derechos-deberes de los progenitores. El Estado (nacional o supranacional), a través de las políticas públicas que se enuncian en el proyecto de declaración, se convierte en el “gran educador” de la juventud.