Oración del enfermo

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Oración del enfermo

El don de la salud
no me acompaña, Señor,

y la tristeza ha invadido

mi corazón.

Quisiera unirme a Ti en el dolor,

descubrir su sentido redentor,

y en él, encontrar tu voluntad,

pero la debilidad de mi fe

no me lo permite

y siento desesperar.

Ayúdame para hacer

de este tiempo de enfermedad

un tiempo de cultivo de la fe,

de reencuentro contigo,

de meditación de tu Palabra,

de sacrificios en favor de los demás,

de cultivo de la humildad

y la oración,

de tomar fuerzas

para cargar con mi cruz

uniéndome a tu dolor redentor.

Y si es tu voluntad

que recobre la salud,

que la acoja con alegría y gratitud,

y si este preciado don

no llega hasta mí,

dame la aceptación

y la resignación.

Amén.