Oración del médico

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Oración del médico

 

 

Dios Mío

Infunde en mí un gran Amor para estudiar y practicar la medicina.
Inspírame caridad y cariño para todos mis enfermos.
No permitas en mi, deseos de lucro ni vanidad ni envidia en el
ejercicio de mi profesión.
Dame paciencia;
Para que siempre este dispuesto al llamado del que sufre y solicita
mis servicios,
Obligándome a veces hasta sacrificar mis horas de sueño, descanso o
esparcimiento.
Haz que pueda atender con igual empeño al que carece de RECURSOS
Y al que paga mis servicios.
Que recete con igual cuidado al amigo como al enemigo,
Al de buena como el de mala conducta,
Y hasta al ATEO que impío se niega.
Concederme la gracia que cuando examine y recete a mis enfermos,
Ninguna idea ni preocupación, distraigan mi mente para que mi
diagnostico terapéutica no tenga error
Y con tu ayuda devolverles la vida si tus altos designios no
determinan lo contrario;
Por que cuando tu decretes el fin, la ciencia y todo afán son
inútiles.
Permíteme siempre que mis enfermos confíen en mí y sigan mis
prescripciones y consejos fielmente.
Que nunca hagan caso de charlatanes y curanderos, amigos o parientes
que pretenden saber medicina
Empíricamente y solo ocasionando graves perjuicios.
Mientras me concedes la vida y el ejercicio de mi profesión, dame
suficientes energías para perseverar
En continuo estudio y lograr acrecentar y renovar mis conocimientos
en beneficio de mis enfermos.
Jamás permitas que me crea un sabio que todo lo puede,
Pues sin dedicación y estudio diario y sin tu ayuda nada se alcanza.
Concededme pueda quitar sufrimientos a mis enfermos y aliviarlos
Y cuando sea imposible curarlos, haz que tu divina voluntad les lleve
fe en ti, resignación y consuelo

Amen.