Oración para todos los días 1

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Oración para todos los días

Benignísima Madre de Misericordia Hija de Dios Padre,

Madre de Dios, Esposa del Espíritu Santo, Noble descanso de todos.

Vos sois en las cosas dudosas nuestra luz; en las tristes das consuelo;

en las angustias alivio; y en los peligros y tentaciones fiel socorro.

Sois paraíso de gracia y espirituales dones.

Bienaventurados los que de veras os aman y sirven,

y los que por santidad de vida se hacen siervos y devotos nuestros,

a vuestra piedad pues, recurro, Reina y Señora mía para que me enseñéis,

gobernéis y defendáis en todas las horas y momentos de mi vida

suplicándoos humildemente ahora me alcancéis de la Majestad Divina

la gracia que al presente os pido, si conviniere para bien de mi alma y si no conviene,

vos, como abogada mía, dirigid mi voluntad sólo a lo que se honra y gloria de Dios y salvación de mi alma.

Amén