En la oscuridad Dios concede gozar de la luz de las lámparas que Él pone