El Papa de Hitler Desprestigia a los grandes judíos del siglo XX

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

«El Papa de Hitler» Desprestigia a los grandes judíos del siglo XX.
Entrevista con el escritor Antonio Gaspari sobre el libro contra Pío XII.
www.zenit.org
- Las vicisitudes en torno al Papa Pío XII y la manera en que la Iglesia católica se opuso al nazismo y a la persecución contra los hebreos sigue acaparando gran interés en Roma. Mañana, la Sala de Prensa del Vaticano presentará el libro del padre Pierre Blet, S.J., «Pío XII y la Segunda Guerra Mundial en los archivos vaticanos». El debate está asegurado.
 Para comprender mejor el argumento, «Zenit» ha entrevistado a Antonio Gaspari, escritor del libro «Los judíos, Pío XII y la leyenda negra», un volumen editado en castellano e italiano (aparecerá en otros idiomas en los próximos meses), en el que se narran las historias de muchos judíos salvados del Holocausto gracias a la obra de asistencia de Pío XII y de la Iglesia católica.
Testimonios judíos
La polémica ha estallado con la publicación del libro del periodista británico John Cornwell con el provocador título «El Papa de Hitler». «Lo que más sorprende del trabajo de Cornwell --reconoce Gaspari-- es constatar cómo se las ha apañado para no citar nunca los testimonios autorizados y sumamente representativos de muchísimas personalidades judías a favor de Pío XII. Albert Einstein escribió en la revista "Time", en 1940, que frente a la barbarie nazi "sólo la Iglesia permaneció en pie para detener el  camino de las campañas de Hitler para suprimir la verdad" y el científico confesó que "antes nunca experimenté ningún interés por la Iglesia, pero ahora experimento un gran cariño y admiración hacia ella, pues la Iglesia fue la única que tuvo el valor y la obstinación para apoyar la verdad intelectual y la libertad moral. Tengo que confesar que aquello que en un tiempo despreciaba, ahora lo alabo incondicionalmente».
«Justos entre las Naciones»
«Cornwell no tiene en cuenta tampoco las declaraciones a favor de Pío XII de personajes como Golda Meir e Isaak Herzog --continúa explicando el autor de «Los judíos, Pío XII y la leyenda negra»--, dos de los fundadores del Estado de Israel. Por no hablar de los miles de obispos, sacerdotes, religiosas y religiosos, católicos comprometidos que arriesgaron y  perdieron la vida que para proteger a los judíos de la persecución nazi y que hoy están inscritos en la pared de honor de la calle de Jerusalén que
conduce hacia el Yad Vashem, el memorial del Holocausto. Se trata de "Justos entre las Naciones", el más alto reconocimiento atribuido por el Parlamento israelí a todos aquellos que salvaron la vida de uno o más judíos destinados a los campos de exterminio».
De este modo, «El Papa de Hitler» descalifica los testimonios de hombres y mujeres que son considerados hoy día no sólo como padres del Estado de Israel, sino también como grandes exponentes de la aportación cultural y científica judía de este siglo.
Gaspari también duda de la profesionalidad de la investigación del periodista británico. «Cornwell dice que ha pasado meses de estudio en Roma, por ello estoy sorprendido de que no haya tomado en consideración, por ejemplo, el caso de Israel Zoller, el rabino de Roma durante aquel  período que, conmovido por el cariño de Pío XII hacia el pueblo judío, se convirtió al catolicismo tomando el nombre de Eugenio, en homenaje a Pío XII, que se llamaba Eugenio Pacelli».
«Al hacer una investigación de este tipo --añade Antonio Gaspari--, Cornwell y quienes acusan a Pío XII de todo tipo de calumnias deberían haber constatado que todos estos testimonios no los ha pedido el Vaticano, sino que han llegado espontáneamente de parte de gente que quería agradecer al Papa por lo que hizo por ellos. ¿Ha habido un personaje en el mundo durante aquellos años que recibiera un reconocimiento mayor por parte del pueblo judío?».
Una investigación «escandalosa» Pero Cornwell dice que se basa en documentos recogidos en la Secretaría de Estado de la Santa Sede. «Me parece que sobre esto el autor británico no cuenta más que mentiras. Dice que ha pasado meses estudiando en los archivos vaticanos y resulta que no pasó ni siquiera tres semanas en la Secretaría de Estado y ni siquiera se presentó todos los días. Cornwell dice que ha visto documentos relativos al período precedente a la guerra, y sin embargo, sólo pudo analizar aquellos que eran precedentes al pontificado de Pío XII, hasta 1922. Afirma haber encontrado un documento exclusivo que probaría el antisemitismo del Papa Pacelli y sin embargo no
se trata más que de una carta cuyo contenido deforma de manera vulgar y que, además, ya había sido publicada en Italia hace siete años. Todo esto no habla a su favor. Es más, tengo la impresión de que con el objetivo de lanzar el "scoop" de su vida, publicando un libro sensacionalista, Cornwell no hace más que republicar las calumnias que se han lanzado contra Pío XII desde que a inicios de los años sesenta apareciera una obra de teatro en su contra titulada "El vicario"».
Entonces, ¿por qué ha hecho tanto ruido este libro? «Creo que la gran popularidad de Juan Pablo II no le gusta nada a algunos grupos, y por ello, en los últimos tiempos, se han tratado de vender libros escandalosos contra la Iglesia católica. Me parece que los editores no están muy interesados en comprobar la profesionalidad de estas acusaciones, lo importante es que se hable mal del pontificado y de la Santa Sede. Además, eso garantiza polémica y cobertura por parte de la prensa. El libro de Cornwell parece que apunta hacia este objetivo».