Para no caer en engaños - ¿Estamos seguros de nuestra fe?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

 

1) Para saber

No es raro que en las conversaciones surja el tema de la religión o sobre Dios. No faltan ideas novedosas que nos sorprenden porque niegan o ponen en duda lo que la Iglesia enseña. ¿Qué hacer en estos casos? Una pregunta semejante se la hicieron recientemente al Papa.

Hace pocos días, el Papa Benedicto XVI tuvo un encuentro especial en donde un sacerdote africano le preguntó, qué hacer para no desorientarnos ante las diversas opiniones que niegan o dudan de la fe.

El Papa le respondió que es importante no dejarse engañar por una “visión moderna del mundo” en donde se excluye a Dios. La verdadera novedad, en cambio, es la alegría de nuestra fe.

En la Iglesia, gracias a Dios, no ha faltado la luz ante los errores que se presentan como verdaderos. Hay que saber agradecer esos pastores y esas enseñanzas que nos permiten caminar sin tropiezo.

2) Para pensar

Una joven soñó que estaba en el Cielo y que un ángel le servía de guía. Caminaban a través de un largo salón de trabajo lleno de ángeles. El ángel guía dijo: “Ésta es la sección de «Recibidos». Aquí son recibidas todas las peticiones hechas a Dios en oración”. En el área, estaban muy ocupados y eran tantos los ángeles sorteando peticiones de todas partes del mundo, que impresionaba.

Luego pasaron a través de un largo corredor hasta la segunda sección. El ángel dijo: “Ésta es la sección de «Empaque y Despacho». Aquí, la gracia y las bendiciones que fueron solicitadas son procesadas y entregadas a quienes las pidieron. También allí había muchísimos ángeles trabajando muy duro, pues eran muchas las bendiciones que se enviaban a la tierra.

Finalmente, en el punto más lejano del corredor se detuvieron ante una sección muy pequeña. Para gran sorpresa, había sólo un ángel sentado, y con muy poco que hacer. “Éste es el cuarto de «Confirmación de recibido»”, informó el ángel. “¿Cómo es que hay tan poco trabajo aquí?”, le preguntó. Muy triste suspiró el ángel: “Sucede que luego de que las personas reciben las bendiciones que solicitaron, muy pocos envían la confirmación de recibo de vuelta".

“¿Y cómo debe confirmar el que recibe una bendición?” Le preguntó al ángel. "Muy simple, contestó, sólo tienes que decir «Gracias a Dios »”.

3) Para vivir

Hemos de saber agradecerle a Dios, darnos siempre a un Papa que sabe guiarnos por el camino de la verdad. Una manera de valorar sus enseñanzas es nunca ponerlas en duda ante falsas opiniones.

El Papa comentaba su propia experiencia recordando que ya desde 1946 en que empezó a estudiar presenció a varios estudiosos con ideas “modernas” basadas supuestamente en la ciencia –era una falsa ciencia-, y sin embargo ahora esas ideas han envejecido, ya no valen nada y parecen casi ridículas. Por ello, hemos de tener el valor de resistir a la aparente cientificidad y no someternos a todas las hipótesis del momento, sino de pensar realmente a partir de la gran fe de la Iglesia.

La fe no está en contra de la verdadera ciencia, pues ambas verdades provienen de Dios. Y para estar preparados ante los ataques que sufre la Iglesia, el Papa recomendó vivamente leer el Catecismo de la Iglesia Católica: síntesis de nuestra fe.