Pídele a Cristo

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Pídele a Cristo

 

Pídele a Jesucristo
cuando te encuentres junto al abismo
Pide Consuelo
a los dos brazos que están abiertos bajo
el cielo
Pídele a Jesucristo
aunque parezcas muy codicioso.
Lo más difícil, lo más preciado,
lo más hermoso;
que El siempre tiene brazos abiertos
para ofrecerte lo milagroso.
Cuando la suerte se muestre esquiva,
cuando el cansancio te abata rudo
pídele fiel
que El está siempre sobre el destino
y el dedo eterno lo rige El.
No te acobardes, alza los ojos,
de sus pupilas se alumbra el sol
El es amparo, El es clemencia,
arranca el lodo de la conciencia
y deja el alma como un crisol.
Pídele a Cristo sin cobardías,
El es el alma de la Piedad;
entre sus brazos que están abiertos
abraza entera a la humanidad.
Amén.