Pon tu mano

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF
Pon tu mano en la mano
de aquel que te da la mano.
Pon tu mano en la mano
de aquel que te dice: «Ven».
El será tu amigo
hasta la eternidad.
Pon tu mano en la mano
de aquel que te dice: «Ven».
 
Pon tus ojos en los ojos
de aquel que te está mirando,
pon tus ojos en los ojos
de aquel que te mira bien.
El será tu amigo
hasta la eternidad.
Pon tus ojos en los ojos
de aquel que te mira bien.
 
Pon tu vida en las manos
de aquel que te está esperando;
pon tu vida en las manos
de aquel que te dice: «Ven»
El será tu amigo
hasta la eternidad.
Pon tu vida en las manos
de aquel que te dice: «Ven».