¿Porqué se ataca al Papa?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF
  • Porque sus palabras y su ejemplo irritan las conciencias,
  • Porque defiende la verdad aunque incomode,
  • Porque no se deja manipular por la moda, aunque le critiquen,
  • Porque no puede ser etiquetado como de derechas o de izquierdas,
  • Porque es fiel a la misión que Cristo le ha confiado.

Pero no nos engañemos, no es con argumentos como mejor defenderemos al Papa y a la Iglesia...
sino haciendo nuestro su mensaje y su ejemplo. En pocas palabras: sólo si vivimos el Evangelio sin mediocridad haremos que nuestra defensa de la Iglesia sea un ataque.
La lucha comienza con uno mismo:

  • ¿Eres capaz de reconciliarte con tus adversarios, como Cristo Rey en la cruz, como el Papa fue a visitar a Alí Agca, quien intentó asesinarle en mayo de 1981?
  • ¿Dedicas tiempo a la oración, como Cristo que solía retirarse en la noche a orar, como el Papa que dedica diariamente varias horas a la oración y vive con espíritu de oración todos los acontecimientos de la vida?
  • ¿Eres sincero para expresar tus convicciones en público, como Cristo ante los fariseos que buscaban atraparle en sus palabras, como el Papa que no duda en expresar el rechazo de la Iglesia al aborto y a los anticonceptivos, aunque incomode?
  • ¿Buscas formarte en tu fe y capacitarte intelectual y profesionalmente, para poder ayudar a los que dudan en su fe, como Cristo, a quien la gente le seguía porque hablaba con autoridad, como el Papa, quien ha sido obrero, actor, poeta, profesor y cuya palabra convences
  • ¿Es tu vida testimonio de dedicación a los demás, de defensa de la justicia y de la paz, de bondad y humildad con todos, de esperanza, como Cristo, quien pasó haciendo el bien, como el Papa, quien habla en nombre de los que sufren la guerra, el hambre, la injusticia y siempre a favor de la paz?
  • ¿Es María tu madre a quien concias tu vida y es ella modelo de virtudes, como Cristo, hijo de marca, como el Papa, todo de ella?
  • ¿Aprovechas tu tiempo a fondo, sin preocuparse de intereses egoístas y placeres pasajeros como Cristo, enteramente dedicado a anunciar el Evangelio y curar a los enfermos, como el Papa, quien todo su tiempo lo dedica a la Iglesia, al mundo, a sus hermanos los hombres?

Algunas cosas concretas que puedes hacer:

  • Defiende al Papa noblemente si escuchas que alguien lo critica en tu presencia. Guardar silencio puede ser una cobardía.
  • Fórmate bien para poder responder con fundamento a quienes enseñan doctrinas diversas de las del Papa. Estudia la doctrina de la Iglesia, lee los documentos del Papa.
  • Difunde en tu ambiente de trabajo, en tu familia, en tu escuela y con tus amistades el pensamiento del Papa y de la Iglesia. - También puedes ayudar mucho a otros dando a conocer el contenido de este folleto: imprímelo, sácale copias y dalo a tus conocidos.
  • Manifiesta públicamente tus convicciones. Si en revistas, radio o televisión tienes oportunidad de expresarle, aprovecha para defender al Papa y a la Iglesia. Si son atacados, puede ser bueno escribir una carta al editor o llamar al programa.
  • Ora diariamente por el Papa y por la Iglesia, por sus necesidades e intenciones. Ora por la unidad de la Iglesia bajo la guía del Papa.

Seamos sinceros: ¿Estás poniendo todo de tu parte, con generosidad, sin excusarte en que tus posibilidades son pocas o porque te falta formación?
Benedicto XVI, cuando tenía tu edad sintió lo que tú sientes ahora. Pudo haber encontrado mil excusas.
Sin embargo, dijo sí a Cristo y hoy tú y yo nos beneficiamos de ese sí.

  • Por eso, di a la Iglesia que te necesita.
  • Di al Papa que te necesita.
  • Di a tus hermanos que te necesitan,
  • Di a Cristo que te necesita,
  • Tu vida puede ser una continuación de la del Papa.
  • Tu vida puede ser testimonio y esperanza para los demás.