El “día del Señor” y el precepto dominical

El “día del Señor” y el precepto dominical