¿Es la vocación sacerdotal un escape del mundo?

¿Es la vocación sacerdotal un escape del mundo?