Internet: ¿un tribunal sin reglas?

Internet: ¿un tribunal sin reglas?