Los narcotraficantes mexicanos no son católicos, sino que profesan creencias esotéricas

Los narcotraficantes mexicanos no son católicos, sino que profesan creencias esotéricas