María, nos defiende del maligno

María, nos defiende del maligno