La mayor persecución a la Iglesia no viene de enemigos de fuera

La mayor persecución a la Iglesia no viene de enemigos de fuera