Pablo conocía a Cristo verdaderamente, con el corazón

Pablo conocía a Cristo verdaderamente, con el corazón