Si mi noviazgo no funcionó, ¿debo interpretarlo como un signo de que Dios me llama?

Si mi noviazgo no funcionó, ¿debo interpretarlo como un signo de que Dios me llama?