Procter & Gamble

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

 Procter & Gamble

Hace unos días han estado circulando dos mensajes que han alarmado o al menos inquietado a la comunidad cibernética, por lo cual a continuación les expongo algunos datos que seguramente les harán recobrar la paz.

El primero de ellos es un mensaje en el que se dice que el presidente de Procter & Gamble declaró en el programa de Sally Jesé en NY el 1º de Marzo, que parte de sus ganancias eran dedicadas a promover el satanismo. Esta historia no es nueva, ya hace más de 20 años se circuló en diferentes medios que en los productos de Procter & Gamble aparecería el signo del anticristo (666) cosa que nunca pasó (un cuento parecido apareció hace unos 15 años contra McDonalls).

Sobre el mensaje, Sally Jesé en su pagina electrónica (www.sallyjr.com/faq.html) declaró abiertamente que esto nunca ocurrió en su programa. A la pregunta directa ella responde:

WE'VE BEEN GETTING HUNDREDS OF LETTERS ASKING ABOUT THIS, SO EVIDENTALLY SOMEONE HAS A PERSONAL VENDETTA AGAINST PROCTER AND GAMBLE...OR ONE OF ITS COMPETITORS HAS DECIDED TO USE SOME DIRTY TACTICS. THIS IS A HOAX...IT NEVER HAPPENED

(Hemos recibido cientos de cartas preguntando sobre este asunto, evidentemente que esto es una venganza personal contra Procter & Gamble... o uno de sus competidores ha decidido usar algunas tácticas sucias. Este es un " HOAX" [mail que busca solo saturar los servidores]... Esto nunca pasó.

En el mensaje recibido, quien lo tradujo del original en Inglés, omitió un detalle que es importante. Al final del mail dice: SI QUIERES UNA COPIA DE LA DECLARACIóN DEL PROGRAMA MANDA $3.00 US Dls. a una dirección que aparentemente no es la del programa, ni tiene relación con Sally Jese. Esto entonces pude ser parte de una mala jugada no solo a Procter & Gamble, sino para obtener ganancias con todos los ilusos que habrán mandado dinero.

Aun pensado en que las declaraciones, si no fueron hechas en el tono que se pretende pudieran tener algo de verdad en el fondo, es ilusorio el pensar que con una presión económica se detendría el avance del satanismo en el mundo. Pensemos por un momento, en lo que pasaría si efectivamente todos los cristianos dejaran de comprar productos a P & G. Se quedarían sin empleos miles, cientos de miles de personas con lo que miles de familias se verían terriblemente dañadas.

A Satanás lo debemos combatir con lo único que es efectivo contra él: la humildad y no con el dinero que sabemos que muchas veces es usado por él como su aliado más poderoso. Si verdaderamente queremos mostrar al mundo que somos cristianos y que nuestra fuerza es tal que es capaz no de ejercer una presión en el mundo, debemos mostrar nuestra caridad, nuestra solidaridad con los marginados, los enfermos y en general con los desamparados.

Por supuesto que es más fácil y mucho más cómodo cambiar de Shampoo o de Jabón, que modificar mi actitud para con el prójimo; es mucho más cómodo y sin compromiso el dejar de comprar una marca de productos de belleza, que embellecer mi vida con las virtudes cristianas. Lo cómodo, la verdad no será notorio para nadie.... el cambio y la conversión en nuestra vida hará que nuestra luz brille, hará que los que no conocen a Jesús lo conozcan y quienes no lo aman lo amen, hará que la Luz venza a la oscuridad.

San Juan en su Primera Carta atestigua que el anticristo ya está presente en el mundo, "pues todo el que niega que Jesús es el Mesías; quienes niegan al Padre y al Hijo" (1Jn 2,22-23), de manera al cristiano no le asusta que se levanten estos rumores. Nos preocupa en todo caso que nuestro testimonio de vida no convenza a los demás; nos preocupa que nuestra vida espiritual no sea lo suficientemente sólida para combatir interiormente al Mentiroso, a aquel que busca nuestra infelicidad y que no ceja en su intento de quitarnos la paz... eso es lo que realmente le preocupa o le debería preocupar al discípulo de Cristo.

Oremos pues no solo por el dueño y los directores de P & G sino por todos aquellos que tienen en sus manos el pagar mejores sueldos, el hacer justicia a los marginados, por los que toman las decisiones que ponen en peligro la vida de los hermanos y de sus familias, por todos aquellos que deslumbrados con el oropel del mundo y sus placeres son capaces, si no de vender su alma al Diablo, si de dejar en miseria, hambre y soledad a muchos hermanos y a sus familias.

Que este mensaje, pues, nos estimule a trabajar en nuestra conversión y a incrementar nuestra oración contra la fuerza opresora del demonio que actúa de manera escondida en el mundo.

El otro mensaje propone una carta escrita por el demonio en la cual felicita al lector por ser un mal cristiano, lo cual lo pone muy feliz. Es una sátira con la cual se buscaría mover al cambio al lector mediante actitudes que muchas veces ni siquiera le han pasado por la mente realizar. Cuando se hace un mensaje de este tipo se busca abarcar todas las actitudes y actividades que irían en contra de la vida cristiana... sin embargo es poco posible que todas se reúnan en una sola persona, por lo que se le puede estar acusando de algo que nunca pensó y mucho menos realizo.

Este método de "evangelización" nunca ha sido propuesto por la Iglesia. La vida cristiana es una invitación a la felicidad, por lo que el multiplicar el envío de este mensaje no corresponde a una acción propiamente cristiana.

Si verdaderamente queremos promover un cambio en la vida de los demás, si queremos que la vida cristiana se despierte en todos aquellos que la tienen dormida, debemos invitarlos a vivir NUESTRA VIDA, recordando aquello que decía San Pablo: "Sean imitadores míos como yo lo soy de Cristo" (1Cor 11,1).

La Iglesia - decía Paulo VI - vive para evangelizar, esto es para proponer clara y abiertamente el mensaje del evangelio, de la vida vivida en el Espíritu (cf. EN 5.14.26.29) y no para amenazar. Debemos de convencernos de que no se evangeliza por decreto sino por convicción, que no es el temor el que convence sino el amor.

Si verdaderamente estás interesado en que el evangelio se extienda y toque el centro de la vida de nuestra sociedad VIVE Y PIENSA como un auténtico discípulo de Jesús.

Que Dios nuestro Señor, el Padre de la Misericordia infunda en nosotros la plenitud de su Espíritu para que como María, la humilde sierva del Señor, seamos instrumentos de su amor en el mundo y Jesús se continúe encarnando en nuestro corazón y en nuestro mundo.