¿Puedo conocer la verdad en religión? La revelación como criterio de verdad

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Puedo conocer la verdad en religión?

La revelación como criterio de verdad

1) Para saber

El Papa Benedicto XVI, siendo Cardenal, escribió un libro llamado: Fe, Verdad y Tolerancia. Un escrito interesante y actual en donde analiza la situación de la fe y la religión en el mundo de hoy. En él hace una descripción de cómo se encuentra el hombre contemporáneo. Para explicarlo hace memoria de una conocida parábola oriental, que a continuación se presentamos.

Había una vez un rey del norte de la India que reunió en un lugar a los habitantes ciegos de nacimiento de la ciudad. Después , delante los presentes hizo pasar un elefante. Dejó que uno tocara la cabeza y le dijo: “Esto es un elefante”. A otro le dejó tocar los colmillos y le dijo: “Esto es un elefante”. Así con los otros: unos tocaron sus patas, su cabeza, otros su lomo o la trompa, etc. Después el rey le preguntó a cada uno que describiera cómo era el elefante. Y según la parte que habían tocado, así respondían: El que había tocado los colmillos decía: “Es fuerte, de marfil”. “No”, respondía el que tocó las patas, “es como unas gruesas columnas”. Pero el que tocó la trompa objetaba: “Es como una serpiente”. Y así, no paraban de discutir: “No, es así”; “No, es de otro modo”, hasta que llegaron a los golpes, para gran diversión del rey.

2) Para pensar

De esa parábola, dice el Papa, el hombre de hoy está muchas veces confundido respecto a las diversas religiones que hay en el mundo. Algunos, dice, se han conformado con ser ciegos y creen que no es posible conocer la verdad de las cosas y otros no han querido escuchar la opinión de los otros para saber si tienen o no la verdad. El tema de las religiones es muy serio, mas no por ello no tiene solución. Una gran diferencia entre el cristianismo y las religiones es que mientras en las demás religiones han sido, y siguen siendo, intentos del hombre por alcanzar a Dios, intento por otra parte digna de mérito, en el cristianismo –con sus orígenes en el judaísmo-, en cambio, a sido Dios mismo quien le ha hablado al hombre. Tenemos toda la Historia de la Salvación (desde Adán a Jesucristo y continuada en la Iglesia) en donde Dios ha venido manifestándose de diversas maneras: milagros, palabras, profetas, etc., todos ellos contenidos en la Sagrada Biblia , culminándose en la mayor manifestación que pudiera haber habido: la Encarnación de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad , es decir, en Jesucristo, el Hijo de Dios.

La Encarnación de Dios viene a devolvernos la vista y podemos ver la realidad en su verdad y así, respondernos a las principales preguntas existenciales que toda persona se hace: sobre la vida, la muerte, el más allá, el alma, quien es el hombre, quien es Dios, etc. Para quien acepta a Cristo ya no se encuentra en la situación de los ciegos del cuento, sino que podemos ver al “elefante” completo.

3) Para vivir  

Teniendo la verdad revelada, hemos de tomarnos la responsabilidad de conocerla y de transmitirla. Además del Catecismo de la Iglesia Católica , hace pocos meses ha salido al público el Compendio del Catecismo, en donde se recopilan de modo accesible las principales verdades de fe y por las que podremos caminar seguros guiando nuestras vidas conforme a ellas.