¡Qué cosa tan grande es en un Convento Rezar bien la Liturgia de las horas!