¡Qué deseables son tus moradas! Señor de los ejércitos