¿Qué hace el Vaticano con el dinero?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Qué hace el Vaticano con el dinero?
Fuente:
www.zenit.org

Incluso una institución cuya tarea es estrictamente espiritual,
como la Santa Sede, necesita dólares para cumplir con su labor. Este
es el motivo por el que monseñor Sergio Sebastiani, presidente de la
Prefectura de los Asuntos Económicos de la Santa Sede, explicó esta
mañana en una rueda de prensa el balance económico del Vaticano de
1998.
El arzobispo comenzó con palabras optimistas: «Por sexto año
consecutivo la Santa Sede cierra el balance en activo». «Los gastos
totales --añadió-- han sido de 203.2 millones de dólares; mientras
que las entradas han sido de 204.7 millones de dólares, lo que
comporta exactamente una ganancia de un millón 516 mil dólares al
cambio de 1.653 liras por dólar». La moneda italiana sigue siendo
hasta hoy la moneda de cálculo del presupuesto vaticano. Pronto será
sustituida por el euro.
Ligero superávit
La mayor parte de los gastos de la Santa Sede han sido destinados a
mantener lo que se llaman «actividades institucionales», una voz del
presupuesto vaticano que abarca todos los organismos de la Curia
Romana: las congregaciones, los consejos, los tribunales, el Sínodo
de los Obispos, las Oficinas, etc. En total, estas instituciones
cuentan con 2.581 empleados. «Se trata de todas aquellas personas
--explicó Sebastiani-- que asisten más de cerca al Santo Padre en su
ministerio al Servicio de la Iglesia en el mundo. Estos organismos
están llamados a ofrecer servicios que no producen entradas
económicas».
Pérdidas en medios de comunicación
Los gastos más fuertes de la Santa Sede están constituidos por sus
medios de comunicación. El apartado del balance económico vaticano
en esta materia ha registrado pérdidas por valor de 2 millones 127
mil dólares. En este sentido, «Radio Vaticano» y «L'Osservatore
Romano», han acumulado pérdidas (no tienen un carácter comercial),
mientras que La Tipografía Vaticana, la Librería Editora Vaticana y
el Centro Televisivo Vaticano han cerrado el año con ganancias.
Aunque los medios de comunicación de la Santa Sede generan estas
pérdidas, monseñor Sebastiani reconoció que se trata de «órganos
necesarios para difundir de manera capilar en el mundo las palabras
y enseñanzas del Santo Padre».
Entradas
Pero, ¿de dónde sale el dinero para cubrir los gastos del Vaticano?
Sebastiani explicó que las actividades financieras e inmobiliarias
de la Santa Sede han contribuido de manera significativa a la
cobertura de los gastos. Ahora bien, no se alcanzarían los números
negros sin las aportaciones que ofrecen las diócesis, los institutos
religiosos, las instituciones, fundaciones y asociaciones. «Sin la
generosidad de los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos del
mundo --aseguró el arzobispo-- no podríamos mantener todos estos
gastos, que con el acercarse del gran Jubileo del año 2000 están en
aumento».
La actividad financiera de la Santa Sede (intereses, acciones,
negociación de títulos, etc.) ha registrado ganancias por valor de
26 millones de dólares. Se trata de un resultado inferior al de
1997, a causa de la mala andadura del dólar en 1998. La actividad
inmobiliaria ha ocasionado unas ganancias de 15 millones y medio de
dólares; mientras que las entradas derivadas de la colaboración de
las diócesis del mundo (indicada en el Código de Derecho Canónico,
1271) ha crecido de los 630 mil dólares de 1992 a los 22.8 millones
de dólares en 1998.
Ante la pregunta sobre cuáles son las Conferencias Episcopales más
generosas, monseñor Sebastiani respondió que no quería hacer una
clasificación, «pues los cien dólares provenientes de Mozambique
valen más que 10 mil provenientes de Estados Unidos», pero reveló
que las contribuciones más significativas siguen proviniendo de las
fundaciones y de las asociaciones como los Caballeros de Colón.
Detrás de estas instituciones, están las diócesis y, por último, las
congregaciones religiosas.
Balance de la Ciudad del Vaticano
El balance aquí presentado no tiene en cuenta los gastos propios de
la Ciudad del Vaticano (policía, museos, farmacia, y todas aquellas
actividades propias de este pequeño Estado). Un comunicado de prensa
del Consejo de los Cardenales para el estudio de los problemas
organizativos y económicos de la Santa Sede, hecho público, hoy
reveló que el balance de 1998 del Estado de la Ciudad del Vaticano
experimentó ganancias por valor de 9,3 millones de dólares.
Óbolo de San Pedro
Por su parte, el óbolo de San Pedro, cantidad de dinero que aportan
los fieles católicos de todo el mundo al Papa recogió en el último
año 52.758.527. Esta cantidad se destina, por indicación expresa de
Juan Pablo II, a obras de caridad del Sumo Pontífice.