¿De qué manera puedo aceptar la pérdida de salud y de mis facultades?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿De qué manera puedo aceptar la pérdida de salud y de mis facultades?

En el cristianismo, al estilo católico, al dolor se le saca provecho: ofrecérselo a Dios para purificarse de los pecados y ya no volver a pecar. Además de esto, el dolor fortalece para realizar actividades buenas. Esto último es algo similar a lo que hacen los deportistas: se privan de muchas cosas agradables para fortalecer los músculos y ganar en la competencia.

Por otro lado, el anciano debe estar conciente de que su cuerpo envejece, con lo que la salud se pierde. Es característica propia e inevitable de la ancianidad que deberá aceptar y enfrentar con madurez.