¿El que un sacerdote sea “padre de muchos” se equipara con ser un padre biológico?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿El que un sacerdote sea “padre de muchos” se equipara con ser un padre biológico?
El ser padre biológico es un don divino maravilloso, es ver a tu misma sangre nacer, desarrollarse, formándose humanamente para ser alguien. El amor que le tiene un padre a su hijo debe ser grande por ser parte de él.

El ser Padre de muchos es muy diferente, no son tu sangre, no tienen nada que ver biológicamente con uno. Amarlos es más difícil, dedicarles tiempo, hacer propios sus sufrimientos, etc. Es de lo más difícil, pero muy gratificante. El ser padre de muchos implica un entender el Evangelio, saber que el amor es una acción, no un sentimiento. El amor (a - sin / mor, mortis - muerte) significa otorgar vida, desear que el otro viva. Para los cristianos el amor es lo más importante ya que todos somos hijos de Dios, todos somos hermanos y tenemos la misma dignidad divina. El ser padre de muchos es saberse amado por Dios y poder transmitir ese amor que uno recibe a los demás.