El racionalismo ya estaba presente en la época de Jesús