Reanudación de las celebraciones dominicales

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Comunicado de Prensa        

Reanudación de las celebraciones dominicales 

La Arquidiócesis Primada de México agradece sinceramente a todos los señores párrocos, y administradores parroquiales por haberse apegado a las instrucciones del Emmo. Sr. Cardenal, Norberto Rivera Carrera, durante la contingencia declarada por la epidemia de influenza que obligó a tomar la dolorosa decisión de suspender la Santa Misa, durante dos domingos consecutivos. 

Los sacrificios realizados por esta Iglesia particular al cumplir con las instrucciones sanitarias dadas por las autoridades civiles han dado frutos, como lo demuestran las estadísticas referentes a la reducción de contagios y decesos en esta ciudad. Esto mismo nos debe seguir alentando para no bajar la guardia, por lo cual debemos tomar todas las precauciones necesarias a fin de que la epidemia llegue a su fin. 

Así mismo, el Sr. Arzobispo pide a todos los fieles a seguir implorando a la Virgen de Guadalupe su maternal intercesión para que cese este mal, no tan sólo en nuestra país sino en el mundo entero. 

Como respuesta a los alentadores resultados de esta campaña sanitaria que se han obtenido en la ciudad de México, el Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera ordena el restablecimiento de la celebración de la Sagrada Eucaristía dominical y las demás actividades pastorales y parroquiales de la Arquidiócesis de México. 

De igual modo, el Sr. Cardenal agradece a los fieles el haber colaborado con la Iglesia y con nuestros gobernantes en el combate de esta emergencia sanitaria y pide a todos seguir colaborando con las autoridades y con los pastores respectivos cumpliendo las nuevas recomendaciones hechas por los expertos del sector salud, como son, el que los fieles que asistan a las misas porten los cubre bocas y que al término de cada celebración, los encargados de atender la limpieza de los templos desinfecten las bancas y reclinatorios en donde estuvieron los fieles. 

Además de estas nuevas recomendaciones siguen vigentes y se deben observar las normas sanitarias que ha publicado la Arquidiócesis para la celebración de la Eucaristía, mientras siga el estado de alerta. Encomendando a la Virgen de Guadalupe la salud y el futuro de nuestra patria que ha sabido mostrar responsabilidad y solidaridad en los momentos difíciles fortaleciéndonos así como cristianos y mexicanos. 

México D.F. a 7 de mayo de 2009