Reconociendo la maternidad de Maria

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Reconociendo la maternidad de Maria

 

Oh Señora Santa María!,
aclamamos con júbilo
las grandezas
que el Altísimo
ha realizado en Ti.
Con alborozo
elevamos nuestra gratitud
por los dones extraordinarios
con que te ha adornado
el Señor.
Y con honda piedad filial
te reconocemos
como verdadera Madre nuestra,
cumpliendo así
el testamento que nos dio
el Señor Jesús
desde el Árbol de la Cruz:
«He ahí a tu Madre».