Las reglas del juego de la política no favorecen a los hombres de conciencia que quieran romper con sus colegas