Religión y desarrollo

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El ex Primer Ministro de Inglaterra, Tony Blair, señaló en una entrevista a L'Osservatore Romano que la religión -refiriéndose concretamente la Iglesia Católica- tiene un rol crucial en el desarrollo de los pueblos y siempre está orientada a lograr el bien común.

Blair, hijo de un ateo militante y de madre protestante, relata al iniciar el extenso diálogo con el diario oficioso del Vaticano cómo fue su proceso de conversión a la fe católica, y que éste se dio hace poco pero se inició hace mucho cuando conoció a su esposa. “La fe ha sido siempre una parte importante en nuestra vida como familia”, comenta.

Luego de referirse a la manera en que se hace política en Inglaterra en comparación de Estados Unidos, en donde la referencia a Dios es prácticamente una obligación, el ex Premier inglés comentando la reciente encíclica del Papa Benedicto XVI, Cáritas in veritate, asegurando que “comparto plenamente todo lo que el Santo Padre escribe en ella, un texto brillante que debe ser leído y releído”.

“Considero que la religión tiene un rol central, único, al interior de la sociedad y para su desarrollo. Pensemos, por ejemplo, en el modo que utilizamos la tecnología. Pero es también cierto que existe un conflicto, porque muchas personas quieren tener a la religión fuera de la esfera pública”.

Blair sostiene que si se considera que la religión tiene un rol importante, “no significa que se acaben los debates y las oposiciones. Estos, al contrario, proseguirán en muchos temas respecto a los cuales, probablemente, la Iglesia estará de una parte y los líderes políticos de otra. Pero no creo que éste sea el asunto en cuestión: el asunto clave es que la fe tiene pleno derecho de entrar en este espacio y hablar. No debe callar”.

Por eso, continúa, “no es sólo importante que las cosas se resuelvan de modo justo, sino que también la voz de la fe no esté ausente del debate público (pensemos en temas como la justicia y la solidaridad entre los pueblos y las naciones)”. 

Tras advertir que también que “si una persona no es creyente puede comprender la importancia de la fe, entender que la fe cuenta”, el ex Premier de Inglaterra considera que “la fe tiene un rol único. La Iglesia Católica sigue la verdad de Dios y creo que sobre esto el Papa se esfuerza tanto para hacer entender que este anuncio es una obligación cristiana”.

Es cierto, añade, que “a veces esto puede entrar en conflicto con el mundo político y yo lo he experimentado como líder político. Sin embargo, es extremadamente importante que exista este aspecto religioso: no por gusto el Papa escribe que un humanismo sin Dios es inhumano”.

“Creo que así él [el Papa] busca precisar que las acciones humanas y la razón humana estarán siempre limitadas si no son permeadas por la fe, e incluso a veces podrían, sin ella, ser peligrosas”, agrega.

Al comentar el hecho de que cuando la Iglesia habla de algo permite que esto avance en la política, Blair relató el caso de la ayuda a África por parte del G 8 y cómo el hecho de que Juan Pablo II se refiriera al tema “y que esta posición haya sido sostenida fuertemente por la Iglesia, puede ayudar efectivamente al político a hacer la elección justa”. 

Refiriéndose a la centralidad de la familia en la sociedad y comentando su propia experiencia como padre de tres hijos, Tony Blair señala que “en este campo las comunidades religiosas y la Iglesia tienen un rol que jugar. Es cierto, las familias tienen problemas, sus desafíos, y eso no va a dejar de suceder. Pero siempre he pensado que las indicaciones de la Iglesia en materia de familia son muy útiles e importantes”.

***

“Nunca te cases con una católica”, le pidió a Tony Blair su abuela, de religión anglicana como el resto de sus familiares, maternos y paternos. Aunque el consejo sea tremendamente equivocado, la abuela sabía por qué lo decía: Cherie Blair, con la que el joven Tony Blair acabaría casándose, ha sido “la fuerza motriz” que le fue atrayendo hasta el Catolicismo. Así lo explica el ex Primer Ministro británico -admitido en la Iglesia Católica hace casi dos años-, en la misma entrevista que publica L'Osservatore Romano. Cada cristiano católico, en efecto, debemos comunicar siempre el fuego de la fe.