Revisando la autoestima.

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF


En
esta época que nos ha tocado vivir, en la cual el materialismo impera
en todos los ambientes, donde la persona humana ya no tiene el valor
como tal, creo es de importancia que enseñemos a nuestros hijos a
valorarse y, sobre todo, que entiendan la dignidad que tienen como
seres humanos.

Todos los autores que han escrito sobre la personalidad del ser
humano nos dicen que sólo desde una correcta estima de sí mismos es
posible lograr una integración armónica.

¿Qué es la autoestima?

Es el valor que le doy a mi persona. Solamente que para
autoestimarme necesito primero comenzar por aceptarme y aceptar también
al mundo que me tocó vivir. Sin ese punto de partida nos vamos a pasar
la vida fuera de la realidad, quejándonos y amargándonos.

Sin embargo, aceptar no significa que debemos dar todo por bueno.
¿Por qué no? Porque debemos aceptarnos como somos y aceptar nuestro
mundo como es; y ya sabemos que tanto él como nosotros tenemos muchas
imperfecciones, pero somos perfectibles, lo que significa que nos
mejoramos, que vamos siendo lo que nuestro ser exige, precisamente
cuando no damos por bueno lo que no es.

Es por eso que debemos enseñar a nuestros hijos a que aprecien lo
bueno que tienen, que sepan apreciar lo bueno de otros y siempre
procurar mejorar en todo lo que es mejorable. La autoestima no ignora
las limitaciones y defectos personales, sino las considera carencias
por las que hay que luchar para suplirlas o empequeñecerlas. La
autoestimación me lleva a descubrir lo positivo que hay en mí y a
apreciarlo en sí mismo.

Si los padres de familia saben aceptarse y valorarse a pesar de sus
defectos, pueden estar seguros de que sus hijos también lo harán.

Misión de los padres.

Creo que nuestra misión como padres es muy grande, si nosotros
tenemos nuestros valores rectos eso es lo que van a aprender los niños.
Todos sabemos que los seres humanos en su totalidad llevamos dentro la
fuerza, que si no se apaga, nos impulsa a mejorar.

Las personas cuanto más se respeten y valoren a sí mismas, más
podrán acrecentar la fidelidad a su propia naturaleza. Todos tenemos
una necesidad de ser "reconocidos". Por eso es tan importante que
cuando veamos alguna cualidad o talento en uno de nuestros hijos,
nuestra pareja o en algún amigo, etc., se lo hagamos saber, no para
enorgullecerlo, sino más bien para que lo tome en cuenta y ponga a
trabajar esa cualidad y le saque lo mejor de sí.

Estas son algunas ideas para lograr un autoestima adecuada:

- Reconocer y valorar la dignidad que todos los seres humanos
tenemos, porque en la actualidad el valor de la persona está devaluado
y muchos creen que el que no produce, no sirve.

- Ser sinceros con nosotros mismos. Mostrarnos tal cual somos, sin pasar los límites de la urbanidad y buenas costumbres.

- Aceptarnos como somos, reconociendo nuestros defectos y
cualidades. Recordar ese dicho japonés: "hasta los monos se caen de los
árboles".

- Luchar por enmendar los defectos. Tener fe en nosotros mismos. Saber que con voluntad todo se puede lograr.

- Aprovechar las capacidades y los dones que tenemos para ponerlos a trabajar y sacar de ellos lo mejor.

- Saber apreciar lo bueno de otros y pasar por alto sus defectos,
eso es una manifestación de amor y el amor todos lo llevamos en el
corazón.

- Tener una actitud positiva y alegre hacia la vida - aún con
todas sus penas y preocupaciones - pues vale la pena vivirla. Fijar la
mirada en las alturas.