Los Sacerdotes debemos advertir a la gente de sus defectos