Salmo 150

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Salmo 150

Alabad a Dios en su santuario,
alabadle en la magnificencia
de su firmamento.
 
Alabadle por sus proezas,
alabadle conforme a la muchedumbre
de su grandeza.
 
Alabadle al son de bocinas,
alabadle con salterio y arpa,
alabadle con pandero y danza,
alabadle con cuerdas y flautas.
Alabadle con címbalos resonantes,
alabadle con címbalos de júbilo.
Todo lo que respire alabe al Señor
¡Aleluya,  aleluya!