San Arístide Marciano


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Aristide Marciano, Santo

Apologista, 31 de agosto

 

Etimológicamente significa “el mejor, el óptimo”. Viene de la lengua griega.

Un creyente es aquella persona que ensancha su corazón y el espíritu bajo el soplo de Dios.

Si esto no se da, difícilmente se logra la santidad a la que estamos llamados.

Este joven debió vivir allá por los años 130 y tantos al ciento sesenta y tantos.

La lectura meditada de la Biblia fue el camino derecho para que encontrase su conversión a Dios y dejase atrás todos los restos de paganismo que había a su derredor.

Siendo cristiano, se dedicó con ahínco al estudio de la filosofía; un estudio que lleva a la admiración de todo cuanto ha creado Dios.

Las persecuciones contra los cristianos fueron el motivo que le impulsó a escribir uno de los tratados apologéticos más célebres en la historia de la Iglesia.

Tanta era su fama que incluso tuvo que presentar sus escritos al emperador Adriano. Para llegar a Roma tuvo que atravesar muchos países. Se detuvo en Atenas, en donde tuvo ocasión para escribir y atacar el fundamentalismo religioso de los paganos.

El emperador, al leer sus argumentaciones y defensas de los cristianos, se conmovió y ya no dejaría que los creyentes en Cristo fueran perseguidos ni en Occidente ni en Oriente.

Comenzaron por sentir admiración por su Apología el propio san Jerónimo y Eusebio de Cesarea.

Los monasterios se daban tortas por tener en su biblioteca esta obra monumental de aquel tiempo.

Se han llevado a cabo muchas investigaciones y se han encontrado su obra esparcida por aquí y por allá. La Apología son 17 capítulos en los que expone las cuatro religiones: la bárbara, la griega, la judía y la cristiana.