San Bartolomé de Braganza


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Bartolomé de Braganza

Obispo, 6 de octubre

Etimológicamente significa “hijo del que detiene las aguas”. Viene de la lengua hebrea.

No te mires ya como tierra reseca...Que caiga su rocío, las lágrimas de la mañana, y que en el desierto de tu alma se aplaque la sed de un amor.

Fue obispo en el siglo XIII. Cuando se visita París, se ve la santa Capilla que mandó construir el rey Luis IX para alojar las reliquias de la santa Cruz.

Todos los habitantes de Vicenza, Italia, conocen la bella iglesia de la santa Corona.

Es un monumento importante de la arquitectura gótica. También se hizo para guardar una espina de la Crucifixión del Señor.

Hay una gran amistad y relación entre la capilla gótica parisina y la de Vicenza.

Estas buenas relaciones comenzaron con el rey de Francia y Bartolomé, obispo de esta ciudad.

Había nacido aquí al comienzo del siglo XIII de una familia de condes, los de Braganza.

Estudió en Pádua. Aquí se unió a los compañeros de santo Domingo que se encontraban en Bolonia.

Inteligente y educado, le encargaron que predicara por Italia en unos tiempos agitados por mor de las herejías, luchas civiles y otras duras dificultades.

Creó una confraternidad de tipo religioso y semi - militar, “los alegres”, para evangelizar a todo el mundo con gozo y con alegría.

En 1256 lo eligieron obispo. Pero, a pesar de su trabajo y celo apostólico, lo desterraron, y tuvo que irse de legado pontificio a Inglaterra y Francia.

Murió en 1270.