San Guillermo el Grande


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Guillermo el Grande, Santo

Monje ermitaño, 15 de octubre

Etimológicamente significa “firme protector”. Viene de la lengua alemana.

Cuando los creyentes anuncian la novedad del Evangelio con el testimonio de sus vidas, la fe, la doctrina, las promesas, el reino y el misterio de Jesús se van haciendo transparentes en los hombres y mujeres que lo viven de verdad en el quehacer diario.

Guillermo era un joven francés pagano. No obstante, abierto a la novedad que anunciaban los predicadores, se convirtió al cristianismo.

Sumido en sus principios, intentó vivirlos de la manera que a él le gustaba, es decir, como monje ermitaño.

Sus ermitas estaban por la Toscana. Murió en el año 1157

¿Cuál es la característica principal de su vida?

La contemplación. Ante la naturaleza veía las huellas del Creador. El mismo Juan Pablo II decía el miércoles cinco de junio en la audiencia general:" Se invita a la humanidad a reconocer y dar gracias al Creador por el don fundamental del universo, que le circunda y permite respirar, la alimenta y la sostiene".

El se pasaba la vida yendo de un lugar para otro haciendo oración, penitencia, ayuno, silencio.

Esta vivencia la transmitió Guillermo a sus discípulos. Estos dieron lugar a la Orden de san Guillermo, que en el año 1256, se unió a la Orden de san Agustín.

Después de unos años, algunos de sus miembros se separaron y volvieron a ser lo que eran.

El culto a san Guillermo data del siglo XIII.

Cuando murió, comentan los biógrafos, sus reliquias comenzaron a ser veneradas por los peregrinos que iban desde diferentes lugares de Italia. El Papa Alejandro III aprobó su culto en 1174 y lo confirmó más tarde Inocencio III en 1202.