San Inocente de Irkoutsk


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

San Inocente de Irkoutsk

Noviembre 26

Etimológicamente significa “sin maldad”. Viene de la lengua latina.

Nació en el año 1680 en Irkoutsk, Siberia, y murió en el 1731.

Es joven ruso de la inmensa Siberia tenía un alma tan grande o más que la misma extensión que le vio nacer.

Desde joven mostró anhelos y deseos de extender la fe cristiana por la gran nación china. Tuvo la gran suerte de que en 1680 Kan-Hi abriera las puertas de su país para la libre predicación del Evangelio de Jesús de Nazaret.

Todo el mundo creía que este jefe de la China iba a abrazar el cristianismo y que sería un nuevo Constantino en aquellas tierras.

Sentía una especial predilección por los jesuitas, porque se habían incorporado a las costumbres chinas convirtiéndolas en cristianas. Es la gran obra de inculturación que debe hacer todo buen misionero.

De hecho, los letrados y los mandarines fueron los primeros en convertirse a la fe cristiana.

Se le unieron otros misioneros. Estos, sin embargo, no fueron aceptados porque no supieron adaptarse a las costumbres de los chinos. Incluso veían no con buenos ojos la labor de los jesuitas.

Esto hizo que el Papa Clemente XI llamara al orden a los de la Compañía de Jesús.

Poco a poco los chinos convertidos se fueron dando cuenta de que había que dejar de ser chinos para ser cristianos. Nada más falso.

Entonces muchos renunciaron de su fe y el Kan- Hi prohibió la predicación del Evangelio en todo el país.

Inocente era el jefe de la Iglesia rusa. Pensaba que el jefe chino expulsaba de su nación solamente a los cristianos romanos. También lo expulsaron a él. Pero así pudo evangelizar la parte meridional de la Siberia y ser el primer obispo de la ciudad de Irkoustk.

No cabe duda de que la Iglesia en la actualidad ha dado pasos agigantados respecto a la inculturación de los pueblos que no conocen la fe.