San Juan el Ibérico


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Juan el Ibérico

12 de julio

Abad

Significa “Dios es misericordia”. Viene de la lengua hebrea.

Este joven abad del monasterio de Atos es originario de una familia española de la clase noble del siglo XI, y concretamente del año 1002.

Primeramente trabajo en su profesión de militar, como comandante. Cuando llegó a su plenitud, este militar sobresaliente y destacado entre sus compañeros, dejó su trabajo.

Le pidió permiso a su mujer para, dejándolo todo, marcharse como monje al Monte Olimpo de Bitinia.

Estando en Constantinopla fue en busca de su hijo San Eutimio. Este trabajaba con otros compañeros hispánicos en la acogida y hospedaje a quienes lo solicitaban. Tenían permiso del emperador.

Juan le planteó a su hijo sus proyectos y sus deseos de cambiar de vida. El hijo, conmovido por las palabras del padre, le siguió al mismo sitio.

Fue tan grande la fama de su santidad, que tuvieron que irse al monte de san Atanasio en Macedonia buscando una soledad mayor.

Con su cuñado, el General John Tornikios, que había juntado una fortuna antes de meterse a monje, el padre y el hijo fundaron un monasterio en el año 980 para los españoles en el Monte Atos, del que fue abad Juan.

Cuando murió Thornikios, que tenía todas las cuentas del monasterio y hasta los detalles más insignificantes, Juan y varios de sus discípulos volvieron a España, pero en el camino de regreso fueron interceptados y se les condujo a Constantinopla, en donde el emperador le convenció para que volviese a Atos.

Desde este momento se puso enfermo y ya no se levantó más de la cama.

Murió en Iviron. Y todos decían de él estas bellas palabras:""Un hombre para Dios y merecedor de toda reverencia"".

Designó a Eutimio para sucederle en la nueva abadía de Iviron. Todavía existe y está poblado de griegos.

¡Felicidades a quien leve este nombre!