San Juan Macías


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

San Juan Macías

16 de septiembre

El padre de los pobres

Significa “Dios es misericordia”. Viene de la lengua hebrea.

La vida de un creyente tiene como guía lo que ya dijera san Agustín:""Ama y haz lo que quieras. Porque si es el Amor el que guía tu vida, realizarás grandes empresas"".

Vino a este mundo en el pueblo Ribera, Extremadura en el año 1585 y murió en Lima en 1645.

Era tal el amor que hervía en sus venas que se le quedó pequeño su pueblo. Se fue, a América y se estableció en Lima.

Su vocación se decantó por los Dominicos. Entró en el convento. Hizo las maravillas de amar sin descanso a todo el mundo.

En realidad, esto ya lo había aprendido en el seno de su familia; una familia cristiana en todo el sentido de la palabra.

Su humildad le llevó a trabajar en la portería del convento de santa María Magdalena.

Desde este lugar, al que D. Bosco llamaba el tesoro del colegio, hizo auténticas maravillas atendiendo a la gente con una buena palabra al oído, consolando a los pobres y construyendo en la misma puerta un centro de obras buenas en bien de los demás.

En los ratos libres salía para buscar a los pobres, a los abandonados, a los que sufrían cualquier enfermedad, los visitaba, les daba calor y cariño.

Más de 200 personas recibían cada día la comida de este humilde portero.

Dios le recompensaba con ayudas celestiales y con milagros que atraían a la gente al camino de la santidad.

Fue realmente un don para el convento y para la Orden de los Dominicos en Lima.

El Papa Pablo VI lo llevó a los altares el 28 de septiembre de 1975.