San Lanfranco


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Lanfranco, Santo

Obispo, 23 de junio

Etimológicamente significa “ hombre libre”. Viene de la lengua alemana.

¡Feliz quien camina de la duda hacia la claridad de una comunión con Cristo! Como se disipa la niebla de la mañana, así se iluminan las noches del alma. Y hasta en los desiertos del corazón brota la frescura de las fuentes.

Lanfranco. Fue obispo en el siglo XII. Hay un Lanfranco en el arte italiano que hizo la catedral de Módena.

Contemporáneo suyo fue san Lanfranco, obispo de Pavía. Fue uno de los obispo que le tocó sufrir más que a nadie a causa de sus relaciones con el poder temporal y con la autoridad de su noble ciudad.

Era una figura ascética por su aspecto. Hacía penitencia para estar en contacto con Dios en medio de tantas dificultades como le correspondió vivir en su tiempo.

La paz la llevaba metida en el alma. Y en sus muchos trabajos por restablecerla, echó todo el ardor y la oración de que fue capaz.

Recomendaba los fieles y a los sacerdotes que lo fundamental para estar bien con todo el mundo, consigo mismo y con Dios, era llevar una profunda vida espiritual.

Sin ella se apaga todo y nada resulta fructífero. Le tocó también tener que estar luchando más demedio siglo contra las injusticias que se cometían contra los pobres. No las soportaba.

La autoridad quería ganárselo y tenerlo de su parte. Querían la connivencia de los poderes. Nunca cedió.

Fue muy clamorosa “su huelga de hambre”. Se opuso a que construyeran nuevas murallas en la ciudad a costa de los ciudadanos. Protestó con todas sus fuerza. Tuvo que irse de Pavía y volvió a ella por orden del Papa. Murió en el año 1194.