San Luis Guanella


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Luis Guanella, Santo

Sacerdote, 24 de octubre

Etimológicamente significa “guerrero ilustre”. Viene de la lengua alemana.

Una de las realidades que se desprenden de esta página diaria es la existencia de Dios vivida por legiones de personas cada día. Este hecho llena nuestra mente de admiración y de respeto. Cuando alguien cumple con su deber y según la óptica de Dios, es un ser que atestigua que Dios está presente en su vida.

Luis Guanella pertenecía a una familia que tenía trece hijos. Vino al mudo en 1842 en Campodolcino, Italia.

Sus ilusiones desde que se despertó en él el amor a Dios, fue seguir la vocación del sacerdocio.

Una vez que recibió la ordenación sacerdotal, se entregó en cuerpo y alma a los pobres de las parroquias en las que desempeñó labor apostólica.

No se iba por las ramas. Quería cristianos profundamente enamorados del Evangelio y “mojados” en las obras sociales que la parroquia llevaba a cabo en todos sus ámbitos.

A partir de 1875 se fue con san Juan Bosco por un espacio de tres años. Se hizo salesiano.

Pero su obispo lo reclamó para que se fuera a trabajar a Como, su diócesis de origen. El fundador de la Familia Salesiana no le puso reparos al señor obispo ni a Luis.

Debido a la situación social existente en aquel tiempo, se encaminó rápidamente por los más pobres.

Siguiendo el ejemplo de D. Bosco, abrió escuelas y casas de acogida para todo el que estuviese en necesidad.

Además, inspirado por Dios, fundó los “Siervos de la Caridad” y las “Hijas de Santa María de la Providencia. Murió el 24 de octubre de 1915.