San Malaquias


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

San Malaquias

Noviembre 2

Etimológicamente significa “mi mensajero”. Viene de la lengua hebrea.

¿Qué es rezar?, le preguntaron una vez unos cristianos inquietos a D. Mollat. Y éste les contestó con aplomo y sabiduría:"Rezar es descubrir la presencia y los latidos del corazón de Dios en la banalidad de lo cotidiano".

Es la pura realidad. Lo comprobarás si te adentras en este movimiento de la vida.

Ha pasado a la historia por ser el que anunció lo Papas que habría en la Iglesia desde 1143 hasta el final de los tiempos.

Hasta Sixto V todo fue muy exacto. Las demás eran vagas e intercambiables.

Sin embargo, a la muerte de Sixto V (1590) no tuvieron para nada en cuenta estas revelaciones los que asistían al cónclave. No eligieron como se esperaba al anunciado cardenal Simoncelli.

En cuanto a Malaquías, después de haber restaurado la abadía de Bangor y la diócesis de Connor, destruidas por la invasión de los Vikingos, llegó a ser el arzobispo de Armagh.

Los años que siguieron, fueron para Malaquías años de penas y de sufrimientos.

Unos señores quisieron apoderarse de los bienes de la Iglesia. Tan sólo aducían la razón de que eran de ellos.

Como se resistía, intentaron matarlo. En 1139 se fue a Roma, y a su vuelta se detuvo a ver a su amigo san Bernardo.

Le suplicó al Papa que le quitase el cargo porque quería quedarse a vivir en Claraval.

El Papa le respondió nombrándole su legado en la Iglesia de Irlanda.

Fue en este puesto en donde dio de sí todo lo que sabía y tenía. Hizo de su país uno de los más religiosos de la cristiandad. En otro viaje a Roma, se puso enfermo, y pudo llegar a Claraval en donde murió. San Bernardo le dijo la misa de las exequias. Era el año 1148.