San Milciades


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Milciades, Santo

Papa, 10 de diciembre

 

Etimológicamente significa “de tez roja”. Viene de la lengua griega.

Dice marcos: “Se acercó un leproso a Jesús y le suplicó de rodillas: Si quieres, puedes limpiarme. Conmovido, Jesús extendió la mano al leproso, le tocó y le dijo: Quiero. Quedas limpio”.

Fue Papa en el siglo IV.

Bajo su pontificado la Cruz llegó a ser signo de infamia hasta que se convirtió en signo de gloria y augurio de victoria.

Y no solamente en la Iglesia, sino incluso en los estandartes del emperador Constantino.

Sin que exista una buena razón, bajo su pontificado, la Cruz y el cristianismo cayeron bajo sospecha.

Era de origen africano. Debía encontrarse en Roma cuando se desencadenó la persecución de Diocleciano.

Cuando lo eligieron Papa, ocurrió algo importante.

Galerio escribió un edicto de tolerancia religiosa. Gracias a Dios, lo suscribieron después dos emperadores más, Licino y Constantino.

Macencio no lo había firmado y seguía con sus persecuciones, pero duró poco.

En seguida abandonó las persecuciones.

El Papa se valió de este cambio político para organizar la Iglesia..

Intentó recuperar todos los bienes que le había robado. Para ello envió a diáconos a recogerlos.

Tras la batalla de Milvio, entró Constantino y el signo de la Cruz.

Se inició la catedral de Roma, el Laterano.

Milcíades estuvo poco tiempo de pontificado. Le sucedió san Silvestre.

“Cuídate de que nadie te odie con razón” (Siro).